Si hablamos de Lucha Libre en la Barcelona Secreta, deberíamos mencionar las veladas del Salón Iris. Un local en la calle Villarroel que, durante las décadas de los 50 i 60, llenaba hasta los topes.
Aquellas citas las protagonizaban nombres muy populares como Milo Milán o El Ferrer. Éste último simbolizaba la ferocidad hasta el extremo, siempre acompañado de su león.
Todas estas figuras se esfumaron en la década de los 60. Desaparecieron de forma volátil, casi sin dejar rastro.
Para reconstruir el ambiente que componía aquella afición, hoy nos podemos apoyar en testimonios que vivieron los combates del Salón Iris. Todo aquello formaba parte de una Barcelona espectadora del auge económico Franquista.

L@s que, por entonces, aún no teníamos lugar en este mundo, tuvimos otra oportunidad décadas posteriores. Le llamábamos Pressing Catch y la culpa fue de Telecinco y de la WWF. No eran combates en directo, tampoco protagonizados por producto autóctono como en el Iris, pero seguía siendo lucha libre. Si no llega a ser por los Sacamantecas, el Enterrador o Hulk Hogan, quizás no me hubiera sentido tan fascinada cuando Vicente me reveló un secreto para este blog: veladas de lucha libre en el Raval.

Al acudir a la cita, nos topamos con la palabra que más se aplica hoy en día para decir Pressing Catch: el Wrestling. Ya sea una palabra u otra, la Lucha Libre es el deporte-espectáculo por excelencia. Aquí se baraja la técnica de la lucha greco-romana con un alto componente moral. Es un combate entre el bien y el mal, representado por traidores y héroes que provocan odio o entusiasmo en la afición.
Se mezclan también técnicas de las artes marciales con tramas telenovelescas que duran combate tras combate: villanos que escupen,  usan todo tipo de artes sucias para derrotar a  superhombres que simbolizan la honra y la nobleza.
El público se caldea y pide revancha para la próxima velada.


IMG_2312


En pleno Raval, hoy se habla de nombres como Bad Boy, Ronin Rider o Dave Steel, entre otros. Protagonistas de las veladas que organiza Jorge, el fundador de la primera escuela de Wrestling de España, la SWA.

Después de un tiempo practicando Wrestling en Inglaterra, Jorge decide importar esta lucha “de mentira” en el año 2007. Desde entonces entrena al equipo guerrero de este gimnasio. Jorge nos explica la trastienda de la SWA y nos introduce en la técnica que hay detrás de todo un espectáculo de Lucha Libre:

“La falsedad en los golpes no quiere decir que detrás de tanto show no haya una ciencia, un saber hacer y una técnica bien desarrollada. Se pegan de mentira, lo que hace que sea una lucha no competitiva.
Caer desde 2 metros de altura y de espaldas no se puede falsear, tienes que saber hacerlo o si no, te vas a hacer mucho daño.
Requiere meses de entrenamiento, esfuerzo, pasar por lesiones…

Los combates de la SWA tienen un público fiel que asiste a cada cita. No tiene nada que ver con un combate televisado: aquí está permitido interactuar con los luchadores, expresarse como a un@ le sale del corazón. Defender a su favorito e insultar a su rival.
Los fans animan el culebrón y sus piques forman parte del espectáculo, ellos se sienten integrados en el combate a diferencia de cualquier otro evento de lucha. Ver lucha libre por la tele no es ver ni la mitad, la lucha libre es interactuar con el público, salir y saltar del ring, tirarse al público, etc. Esto también es lo que diferencia el directo de la televisión.  Todo esto crea mucha familiaridad y una cercanía muy interesante en las veladas de la SWA.”

A falta de un directo, os dejamos en formato Youtube y a través de fotos, el especial del Día de los Muertos en la SWA. Disfruten de la velada!
+Info. sobre combates en:
www.swa-spain.com
ww.facebook.com/swaspain/

Muchas gracias a Jorge, fundador de la SWA, por recibirnos
A Jesús Martínez Atienza por su trabajo fotográfico
www.jesusatienza.com
Y a Vicente Cayetano, por chivato


Untitled-1