En 10 meses, la salida de Barcelona será sin panorámica de despedida y esta sensación desaparecerá.
Podríamos proteger las sensaciones que generan estos lugares, al igual que se cuidan los bienes materiales. Así como tenemos la catalogación de Bien Cultural Protegido, podríamos crear la de Bien Emocional Protegido.