No hemos viajado al Bronx ni a Brooklyn. De una pedalada, o un viaje de metro, te plantas en Cornellà o en Les Corts para darlo todo bailando. Sin las aglomeraciones que ofrecen las pistas de baile de pago.


Untitled-1