Una bodega no llega a ser bodega hasta que los años no pasan por encima de ella, es una regla de la física que tiene como factor común la línea del tiempo. Muchos rincones no pueden llegar a ser por el simple hecho de nacer sino  por dejar que la vida pase por ellos.

Cuando un@ entra a este lugar, está viendo fragmentos de tantas vidas como gente ha pasado por aquí. A través de sus objetos, depositados como si de un Gabinete de Curiosidades se tratara, un@ tiene la sensación de estar viajando a través de  una línea ilusoria y mágica.

Títeres y marionetas pendiendo de hilos ya desgastados, otros recién estrenados y muchos en fase de construcción. Los títeres que habitan en este lugar se amontonan de una forma tan consecuente como el propio transcurso vital. Las cosas se han ido depositando, o se han ido colocando por sí solas, de una forma tan inalterable como el ciclo natural de los cambios de estación.

Involuntariamente, la fuerza de la inercia ha dejado aquí un Mosaico Indisciplinado que nos confiesa que las palabras  anarquía y espontaneidad son parientes cercanos de la creatividad.


IMG_1127BN


La primera impresión que nos transmite el taller es coherente con la filosofía de la escuela que aquí se imparte. Su  alma máter es Pepe Otal y difundió a través de los hilos, una no-disciplina acorde con su estilo de vida. Nada que ver con la rigidez que se imparte en las escuelas militares.


IMG_1164


Hasta que no pusimos un pie en este lugar, no nos habíamos parado a pensar antes en el papel que La Máscara juega en nuestra sociedad, algo así como una la prolongación del juego infantil en la vida de los adultos, a través de ella se permite adquirir multitud de roles sin miedo al castigo por parte de las autoridades, la máscara puede mentir y decir lo que un humano oculta, porque ésta no tiene alma y puede cambiar de rol y papel a su antojo. Se ha ido mimetizando entre nosotros hasta convertirse una pieza reservada para el folclore, a pesar de poder ser utilizada como un elemento para un juego eterno. La Máscara nos permite ser espontáne@s y mantener un espíritu creativo que no es más que la ausencia del miedo a caer en el error que un niño no conoce.


Untitled-1